lunes, febrero 02, 2009

La musa del Maestro Quiroga

Doña Concha Piquer se maquilla antes de actuar mientras, al fondo, la observa el Maestro Quiroga.


Resulta muy difícil acercarse al sentimiento que todo artista debe tener hacia sus musas, aquellas “diosas” inspiradoras del arte en unos casos o aquellas que dieron forma con su cualidades a las creaciones… este último es el caso del Maestro Manuel López Quiroga y Doña Concha Piquer. Y es que ¿hasta que punto es deudor el artista de su musa? y ¿al contrario?.
El compositor sevillano conoció a la cantante en el año 1927, cuando ya Conchita era una intérprete muy afamada, que llenaba los teatros españoles tras su regreso a España. Desde esos momentos se hicieron inseparables y la admiración fue plena hasta el último de sus días. Decía el Maestro que Concha “ya estaba lanzada” en esta época y aporta un dato del que poco se ha hablado, al citarla como “la compañera sentimental del Maestro Penella”.
La oportunidad de trabajar juntos llegó diez años después, hacia 1937, cuando Doña Concha actúa en El Dorado de Madrid, donde tenía como director al Maestro Quiroga, fue ésta la ocasión donde se oyó por primera vez su voz interpretando canciones escritas por Quiroga… serían “La madreselva” y “La Trianera”, ésta última, basada en “El embrujo de Sevilla”, le encantaba a la valenciana.Quiroga debió sentirse plenamente realizado desde el primer momento que Doña Concha interpretó sus canciones. La forma de cantar era distinta a la del resto de cantantes españolas, ya que se había formado en Nueva York, en Broadway. Para el Maestro Concha cantaba bien, pero con sus canciones “se perfeccionó”.
Años antes, en 1931, Concha Piquer tuvo un encuentro fugaz en Sevilla con un soldado de servicio… un joven Rafael de León, que pronto se uniría al Maestro… a partir de entonces nacería La Copla.
El Maestro Quiroga siempre tuvo una especial predilección por Doña Concha Piquer, de todas la intérpretes de sus canciones, ella fue la única perfecta, la mejor para el creador musical del estilo. La voz de Concha era limitada para el Maestro, tan sólo una octava, pero era perfecta en la ejecución… las cadencias, los tonos, las notas y los silencios… porque Concha Piquer no sólo era impecable cantando, sino también callando… esos silencios de la Piquer...
Esta estrecha unión entre artista y musa llegó a su culmen con "Ojos Verdes", la canción que no fue compuesta en un primer momento para Doña Concha Piquer tuvo su más perfecta interpretación con la nítida voz de la valenciana. Hay que tener en cuenta que, aunque no fue la que más beneficios económicos le aportó a su compositor, éste siempre reconoció la canción como la mejor de sus creaciones y Doña Concha como su mejor cantante.
También el Maestro Quiroga reconoció que Doña Concha fue la que mejor puesta en escena tenía de todas, cuando ya Marifé de Triana era conocidísima en España Quiroga introduce por primera vez un título que posteriormente se ha ido distorsionando… y es que para el creador de La Copla la “gran actriz de la copla” no fue otra que Doña Concha Piquer.
Ella, que de orgullo y autoestima no iba corta precisamente, no tuvo reparos en defenderse el 15 de enero de 1986, durante el homenaje al Maestro Quiroga y ante la presencia de sus compañeas, como “la primera que le ha cantado al Maestro”. Esa misma noche, cuando el espectáculo terminó fue la primera en acercarse al escenario y abrazar a Quiroga, porque como bien reconoció casi toda su vida artística “ha estado unida al Maestro y a su amigo Rafael”.
Enlaces:
Doña Concha Piquer cantando uno de los primeros éxitos con música de Quiroga, "La Parrala": http://es.youtube.com/watch?v=JdpRxy5OLxs
Artículo ilustrado con fotografías escrito por un servidor - "DOÑA CONCHA: EL GENIO DE LA PIQUER" - en http://falsas-costumbres.blogspot.com/2008/01/doa-concha-el-genio-de-la-piquer.html

1 comentario:

Teresa dijo...

Este es mi blog...

http://galeriacatarsis.blogspot.com/